sábado, 16 de mayo de 2009

FERNANDO LUGO: ¿QUIÉN TRIUNFÓ EL 20 DE ABRIL EN PARAGUAY?

QUIEN TRIUNFÓ EL 20 DE ABRIL EN PARAGUAY?


LUIS AGÜERO WAGNER- El 20 de abril, la CIA instaló en Paraguay a un gobierno destinado a gobernar en nombre de la Teología de la Liberación. El elegido, el obispo Fernando Lugo, hoy firma acuerdos con Alvaro Uribe y Bush con la mano derecha mientras recibe complacientes aplausos de la izquierda.



La realidad fácilmente comprobable es que todo el andamiaje de la CIA y sus extensiones y derivados, como USAID(1), la National Endowment for Democracy(2) y la prensa adicta al imperio, tanto como el embajador norteamericano James Cason (3), se jugaron por el obispo Fernando Lugo el 20 de abril.

Toda esa estructura estuvo al servicio del Obispo Fernando Lugo, en una operación magistralmente coordinada por el desestabilizador estrella de George W. Bush, James Cason, y presentada ante la prensa mediática y los incautos como "un gran triunfo de la izquierda". Lo que se dice una perfecta operación encubierta de la CIA en Paraguay.

Al poco tiempo de su intempestiva aparición en el escenario, el obispo presentado al público con falsas credenciales izquierdistas, dejó de lado a los sectores revolucionarios para abrazarse con los exponentes más representativos en Paraguay del entramado imperialista montado por la IAF-NED y USAID, y acercarse a sectores de funestos antecedentes en materia administrativa.

El giro lo habían anunciado hechos significativos durante sus visitas a Buenos Aires, donde fue un constante beneficiado de la Secta Moon (4), y a poco de su triunfo electoral, su primer viaje fue a Corea para prometer garantías de inversión a empresarios de dicho grupo.

En la capital argentina fue varias veces huésped de Moon en el Hotel Dos Chinos, en el barrio porteño de la Boca.

Hoy ha iniciado la campaña contra el Mercosur utilizando como pretexto algunos conflictos internos de la empresa binacional Yacyretá, que administra una represa hidroeléctrica compartida entre Paraguay y Argentina.

Todas las dudas se disiparon al presentar su gabinete, en su totalidad integrado por referentes del neoliberalismo y agentes de James Cason, representante en Paraguay de George W. Bush.

La totalidad los integrantes del gabinete del obispo provienen del sector de las ONGs derechistas financiadas por la embajada norteamericana. Se cuentan entre ellos a Gloria Rubín (referente en Paraguay del NED y la CIA), Camilo Soares (beneficiario de fondos de IAF y NED, favorecido del gobierno de George W. Bush) Rafael Filizzola (signatario de acuerdos con Alvaro Uribe a instancias de la ex operadora del plan Colombia Liliana Ayalde), Karina Rodríguez (de la Casa de la Juventud, que recibió 127 mil dólares de la Inter American Foundation), Liz Torres (referente de las logias de ONGs dependientes de la embajada norteamericana), Esperanza Martínez (del movimiento Tekojojá, financiado por USAID, hoy envuelto en escándalo por corrupción), Canciller Hamed Franco (del Pmas, un movimiento financiado por James Cason), el Vice-canciller Jorge Lara Castro (recibe dólares de la embajada a través de la ONG fantasma Alter Vida), Ministro de Defensa General Bareiro Spaini (hombre de la embajada norteamericana, educado en las escuelas de golpistas de Estados Unidos) o el ministro de Hacienda Dionisio Borda, antiguo responsable de las finanzas de los gobiernos corruptos y agente de la embajada norteamericana y del FMI.

Asimismo, Fernando Lugo ha anunciado que se mantendrá la política de sometimiento al imperio nortemericano en Paraguay, lo mismo con Taiwán, y se desconoce lo tratado por Lugo en New York con referentes de la mafia ítalo-norteamericana como John Tonelli, o con el heredero del imperio petrolero que en la década de 1930 llevó a la matanza a cien mil bolivianos y paraguayos, David Rockefeller. Lo único cierto es que ofició de guía turístico en la gran manzana Conrado Pappalardo, un personaje conocido por haber operado para el Plan Cóndor y haber proveído pasaportes para el asesinato en Washington de Orlando Letelier.

Otros cónclaves nunca aclarados por parte del obispo fueron sus reuniones con James Cason y Roger Noriega, pocos segundos después que Aleida Guevara March, hija del Che Guevara, haya abandonado la misma oficina por la misma puerta por la que entraron estos grandes amigos de Cuba y los hermanos Castro.

No se sabe el motivo de las visitas de Christopher McMuller, subsecretario norteamericano de Asuntos del Hemisferio Occidental, al viceministro de Relaciones Exteriores paraguayo, Jorge Lara Castro, un viejo favorecido de la embajada norteamericana de Asunción.

El resultado de tanto "cambio" no se hizo esperar, y se manifestó con brutales represiones, detenciones, amenazas e inclusive torturas.

Organizaciones defensoras de derechos humanos han denunciado que sigue campeando la impunidad para los represores vinculados a la dictadura anticomunista de Alfredo Stroessner, los agricultores denuncian al gobierno por proteger a los latifundistas brasileños que trafican transgénicos, y expulsan a labriegos de sus tierras en nombre de la modernidad para unos pocos promovida por la transnacional Monsanto, los campesinos sin tierras y activistas sin techos caen asesinados en desalojos por las balas asesinas de los escuadrones de la muerte del ministerio del Interior, radioemisoras de la oposición son atacadas por grupos de fanáticos adictos al gobierno del obispo y sus equipos de transmisión son incinerados, los gremios denuncian persecución sindical y hasta se ha elevado una denuncia por torturas en centros de detención a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Los beneficiarios de tanta propaganda falaz han sido, como siempre, un puñado de viciosos empresarios enriquecidos con la dictadura anticomunista de Alfredo Stroessner: Aldo Zucolillo, el animador de cumpleaños de Stroessner Humberto Rubín, etc., quienes han sabido conservar sus privilegios apuntalando sin reservas la candidatura del clérigo-presidente.

Rubín ha sido agraciado con más publicidad oficial, un ministerio para su cónyuge, en tanto Zucolillo aguarda con ansiedad pasar la factura en el momento que se rematen empresas estatales por la que se relame desde hace décadas, como Petropar o la Industria Nacional del Cemento.

En la novela El Gatopardo, del escritor italiano Giuseppe Tomaci Di Lampedusa expresa la siguiente contradicción aparente: "Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie".

Decididamente, pocas veces habráse visto una semblanza tan vanamente ruidosa del Gatopardo como la que Paraguay vivió el 20 de abril. LAW

--------------------------------------------

NOTAS:

(1) Tanto el Instituto Republicano Internacional como el Fondo Nacional para la Democracia y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) son herramientas de financiación para para ONGs derechistas que buscan en sus respectivos países implantar gobiernos afines al que rige hoy Estados Unidos.

El 15 de enero de 2004, por dar ejemplos, la USAID difundió una hoja informativa sobre el Programa Cuba, cuya meta es «favorecer una transición rápida y pacífica a la democracia en Cuba».

Según la USAID el Programa Cuba hasta ese momento había comprometido un total de 26 millones de dólares en donaciones a 28 ONG para establecer «solidaridad con los activistas de Cuba en derechos humanos, dar una voz a los periodistas independientes de Cuba, establecer ONG cubanas independientes, y hacer un plan para la transición a la democracia por medio de donaciones a universidades y ONG».

En junio de 2004, el gobierno de Estados Unidos anunció como parte de un conjunto de medidas contra el gobierno de Cuba, que incrementaría a 36 millones de dólares el presupuesto que el Departamento de Estado y la USAID destinado a «ayudar a los parientes de los disidentes internos presos en Cuba y para apoyar programas para la democratización de la isla».

Las actividades destinadas a facilitar el derrocamiento del gobierno cubano incluyen la distribución de 10 mil radios de onda corta en Cuba para que los habitantes tengan acceso a propaganda anticastrista, así como el financiamiento y entrenamiento a periodistas y ONG contrarias al régimen cubano, que evidentemente no son independientes de ese dinero republicano estadounidense.

Cabe destacar que idéntica estrategia de dar dinero a organizaciones derechistas, muchas de ellas de cuño empresarial, usó el gobierno de Bush para provocar la revuelta en Haití y para promover el referéndum contra Chávez.

Los fondos anticastristas de USAID fueron canalizados a la Universidad de Rutgers, a la Universidad de Miami, Universidad de Miami, la Fundación Internacional para Sistemas Electorales (IFES), y el Consejo Empresarial Estados Unidos-Cuba.

Entre otros grupos que se han beneficiado del dinero estadounidense se cuenta la agencia CubaNet, que promueve el periodismo anticastrista y que ha recibido más de 800 mil dólares para ese propósito, así como The Freedom House, grupo de «derechos humanos» radicado en Nueva York, y que ha recibido entre otras donaciones un millón 300 mil dólares para publicar alrededor de 40 mil libros, panfletos y otros materiales sobre Cuba.

La agencia norteamericana que financió a varios movimientos del obispo presidente Fernando Lugo, fue además un organismo clave en el Operativo Cóndor.
Una de estas organizaciones, Tekojojá, publicó en su sitio web una confesión de la participación de la agencia norteamericana en las elecciones paraguayas: www.tekojoja.org.py/v1/news.php .

(2) La Fundación Nacional para la Democracia, (en inglés: National Endowment for Democracy, mejor conocido por sus siglas en inglés NED), es una organización estadounidense fundada en 1983 que afirma ayudar a los grupos que están a favor de la democracia en el continente americano, específicamente en América Latina. Aunque está administrado por una organización privada, la mayoría de sus fondos provienen de una distribución gubernamental del Congreso estadounidense. La NED a veces es calificada como un “Proyecto de Democracia”, una denominación usada por el teniente del ejército estadounidense Oliver North. Para sus detractores la NED tiene como objetivo el debilitamiento de los gobiernos que se oponen a las directrices políticas estadounidenses. Según el New York Times "se creó (...) para llevar a cabo públicamente lo que ha hecho subrepticiamente la Central Intelligence Agency (CIA) durante decenios. Gasta 30 millones de dólares al año para apoyar a partidos políticos, sindicatos, movimientos disidentes y medios informativos en docenas de países".

NED EN CENTROAMÉRICA Y EL CARIBE

En 1984 la NED concedió fondos a un candidato presidencial panameño apoyado por el dictador Manuel Noriega y la Agencia Central de Inteligencia. Luego, el Congreso estadounidense creó una ley que prohibía a la NED usar sus fondos para financiar las campañas de candidatos para ministerios públicos.

En las elecciones de 1990 en Haití la NED apoyó a Marc Bazin (que había trabajado en el Banco Mundial), proporcionándole una gran parte de sus fondos, cuya cantidad fue estimada en 36 millones de dólares. A pesar de esta gigantesca ayuda financiera solo obtuvo el 12% de votos, siendo ampliamente derrotado por el izquierdista Jean-Bertrand Aristide.

Entre los años 1990 y 1992 la NED donó un cuarto de millón de dólares a la Fundación Nacional Cubano-Americana (CANF), un grupo que se opone férreamente al gobierno cubano de Fidel Castro.

NED EN VENEZUELA

En 2004 el presidente venezolano Hugo Chávez publicó "supuestos documentos" que demostraban que la NED concedió fondos en forma de donaciones a grupos de oposición en el país, como la ONG Súmate en los años 2000 a 2001, precediendo a el golpe de estado fracasado en abril de 2002 y que derrocó por 48 horas a Chávez. La NED también financió encuestas sobre el referéndum presidencial que se desarrolló en 2004. La encuesta pronosticó que Chávez perdería por 20%, mientras que los resultados de la elección mostraron que Chávez ganó con el casi 60% de votos. Estos datos fueron usados por los partidos de oposición para hacer un reclamo de fraude electoral, pero los resultados fueron aprobados por la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Centro Carter, y luego fueron auditados con éxito.

De acuerdo a Le Monde Diplomatique: "El 14 de enero de 1983 el presidente Ronald Reagan firma la Directiva secreta NSDD-77. Ahí ordena implementar lo que anunció en su discurso ante el Parlamento británico el 8 de junio de 1982: una “infraestructura” para “contribuir a la campaña global por la democracia.” La Directiva precisa que para ello “se requerirá una fuerte colaboración entre los recursos de política extranjera, sean económicos, políticos y militares, así como una estrecha relación con los siguientes sectores de la sociedad americana: laborales, empresariales, universitarios, filantrópicos, partidos políticos y prensa(...)”
Sin mencionar que era parte del desarrollo de la Directiva, Reagan presenta la propuesta de la APF al Congreso, llamada "The Democracy Program". Así, el 23 de noviembre de 1983, nace por ley la National Endowment for Democracy, NED. El 16 de diciembre, durante la “ceremonia” realizada para la ocasión en la Casa Blanca, el presidente diría: “Este programa a largo plazo no estará en las sombras. Se mostrará orgulloso ante los proyectores (...) Y, por supuesto, será coherente con nuestros intereses nacionales”.
Cuatro corporaciones son la base de la NED, y responsables de su gestión. Una rama de la central sindical AFL-CIO, Free Trade Union Institute, FTUI, que pasó a llamarse American Center for International Labor Solidarity, ACILS, la única existente antes que la NED. Las otras se crearon ad hoc: el Center for International Private Enterprise, CIPE, de la Cámara de Comercio; el International Republican Institute, IRI, del Partido Republicano; y el National Democratic Institute, NDI, del Partido Demócrata.
Aunque jurídicamente es una asociación privada, su financiamiento es aprobado por el Congreso, figurando en el presupuesto del Departamento de Estado. Además de librar de responsabilidades al gobierno , su estatuto tiene otra ventaja estratégica. Para el ex funcionario del Departamento de Estado, William Blum, lo “no gubernamental hace parte de la imagen, parte del mito (...) contribuye a mantener en el exterior un grado de credibilidad que una agencia del gobierno de Estados Unidos no podría tener.”
En octubre de 1986 se destapa el escándalo que casi tumba al gobierno Reagan-Bush. Se constata que desde la Casa Blanca se organiza el financiamiento ilegal para acabar con el gobierno sandinista de Nicaragua, que incluyó el tráfico de cocaína. Coincidencia: coordinado por el coronel Oliver North, bajo la dirección del Consejo Nacional de Seguridad, NSC, toda la estructura se llamaba... “The Democracy Program”. Aunque se conoció que el NED tuvo rol de primer orden , curiosamente las investigaciones se centraron en el financiamiento del aparato militar, la “contra”. Menos interesó que esta organización “no gubernamental” estuviera supervisada desde su nacimiento y hasta 1987 por Walter Raymond, alto oficial de la CIA y miembro del Directorio de Inteligencia del NSC.
“Hija del Proyecto Democracia de Ronald Reagan, la NED (...) puso recursos en manos de numerosos grupos latinoamericanos, entre ellos la Fundación Nacional Cubano Americana, FNCA.” Asegura Jorge Mas Canosa, en ese entonces presidente de la organización extremista FNCA, creada por el NSC en las mismas fechas que la NED. Bajo el eslogan “la libertad de Cuba pasa por Nicaragua”, la FNCA actuó contra los sandinistas. Continúa Canosa: “Los orígenes de esta colaboración se dieron cuando Theodore Shackley, ex adjunto de la dirección de operaciones de la CIA, y jefe de la sección de servicios clandestinos, pidió a los miembros de la FNCA apoyo a la política centroamericana...”
Y es desde 1987, en medio del escándalo, que la NED actúa como pez en el agua. Sus dólares terminaron de construir el frente de organizaciones antisandinista, que incluyó hasta la Comisión Permanente de Derechos Humanos de Nicaragua. Con ese respaldo, Violeta Chamorro, la elegida de la administración Bush y propietaria del diario “independiente” La Prensa, llegó a la presidencia en 1990. Lo realizado por los sandinistas en beneficio de la población se volatilizó con la implantación del modelo neoliberal...
La habilidad demostrada por la NED para canalizar fondos, crear ONG, manipular elecciones y la intoxicación mediática, fue la prueba incontestable que había heredado la gran experiencia de la CIA, de la sección del Departamento de Estado encargada de la cooperación, USAID, y de numerosas personalidades de la “elite” conservadora ligadas a la política extranjera estadounidense.
Con excepción del terrorismo, el gobierno Reagan utilizaría los mismos métodos en los países socialistas en Europa del Este. Las fisuras que tenían esos estados, y la distancia entre gobernantes y gobernados, le hicieron la tarea fácil a la NED y a su red de organizaciones. “Una cruzada no gubernamental por los derechos humanos y la democracia con cara menos imperialista”. La novedad fue los miles de “disidentes” de todo tipo reproducidos con dólares y publicidad, quienes al darse el cambio de sistema desaparecieron olvidados sin pena ni gloria.
De los triunfos históricos reivindicados por la NED es el logrado en Polonia. Ya en 1984 entregaba “asistencia directa” para crear sindicatos, publicaciones y grupos de derechos humanos. Todos, lógicamente, “independientes”. Para la campaña presidencial de 1989 la NED dio $2.5 millones al movimiento “Solidaridad”, liderado por Lech Walesa. Ese año llegó al gobierno como poderoso aliado de Washington.
Aunque la NED nació como parte del arsenal ideológico estadounidense para la “guerra fría”, el derrumbe del bloque socialista europeo fue el preámbulo de su expansión planetaria. Desde entonces, con dólares y algunos “especialistas”, ha sabido inmiscuirse en los procesos sociales, económicos y políticos de unos 90 países en África, América Latina, Asia y Europa del Este. Como dice el investigador Gerald Sussman, intervenir en elecciones es “demasiado importante para los objetivos de política global de USA”. La NED y otros organismos estadounidenses se presentan como participantes en la “construcción de la democracia”. Pero como señala Sussman, “si ellos actúan efectivamente de manera menos brutal que la CIA hasta los años setenta, las formas de manipulación electoral a las que se dedican son demostraciones escénicas de drama moral y dramaturgia política.”
En las elecciones de 1990 en Haití la NED invirtió unos 36 millones de dólares en apoyo del candidato Marc Bazin, quien había trabajado en el Banco Mundial. A pesar de tal ayuda, perdió ampliamente ante Jean-Bertrand Aristide, quien finalmente fue derrocado después de una campaña mediática, también financiada por la NED y la USAID, el 29 de septiembre de 1991. La dictadura establecida dejará unos 4000 muertos...
Durante los primeros diez años de su existencia, “serían unos 200 millones de dólares los que la NED distribuyó a través de mil quinientos proyectos para sostener a los amigos de América.” Desde 1998 la NED se interesó mucho en Venezuela. “Es una operación silenciosa contra la revolución bolivariana.” Sostiene el ex agente Agee. “Empezó con el presidente [William] Clinton, y se intensificó con [George] Bush hijo. Es algo idéntico a lo realizado contra los sandinistas, pero sin terrorismo y embargo económico, hasta el momento: “promover la democracia, resolver conflictos, vigilar elecciones, y fortalecer la vida cívica”.” La abogada estadounidense Eva Golinger descubrió en documentos oficiales que entre el 2001 y 2006 más de 20 millones de dólares fueron entregados por la NED y la USAID a los grupos de oposición y medios privados de comunicación en Venezuela. Ya The New York Times revelaba el 25 de abril 2002 –unos días después del fracasado golpe de Estado contra el presidente Hugo Chávez- que el presupuesto de la NED destinado a ese país, había sido cuadriplicado algunos meses antes del golpe por parte del Congreso estadounidense.
El luchar contra la revolución cubana es donde la NED ha demostrado una gran constancia. Se calcula que en los últimos veinte años la NED ha invertido unos 20 millones de dólares para promover la llamada “transición democrática” en este país. Sin contar los 65 millones que desde 1996 ha entregado la USAID. Washington insiste en la utilidad suprema de elecciones “democráticas”, aunque en los textos oficiales de la Ley Torricelli (Cuban democracy Act, 1992), la Ley Helms-Burton (Cuban liberty and democratic solidarity act, 1996) y hasta la Comisión de Asistencia para una Cuba Libre (Commission for Assistance to a Free Cuba, mai 2004), se dice que los ganadores deberán ser de su agrado. La casi totalidad de ese dinero se queda en las manos de organizaciones opositoras al gobierno cubano en Estados Unidos y Europa. Los gobiernos de Polonia, Rumania y la República Checa, principalmente, reciben buena parte de tal financiación al estar a la cabeza de las campañas mediáticas y de presión internacional contra Cuba. Tan sólo en 2005 la NED entregó 2.4 millones de dólares para ese trabajo en Europa".

(3) El embajador norteamericano James Cason, como un flautista de Hamelín dedicado a cantar folklore paraguayo, fue determinante para alinear a todas las ONGs y fundaciones que reciben dólares americanos detrás del clérigo-presidente, sobrino del agente de la CIA Epifanio Méndez (delatado por Agee) y que perpetúa hoy la tradición familiar.
James Cason es conocido en Latinoamérica por sus intromisiones, y en Washington por ser apadriando por Otto Reich.
Entre las organizaciones que Cason logró alinear en Paraguay aparecieron incluso grupos de feministas, que se vieron obligadas a impulsar una candidatura de un obispo católico, a pesar del clásico antagonismo con el Vaticano.
Entre estas supuestas organizaciones civiles estuvieron las feministas de convicciones subsidiadas por USAID como las Mujeres Políticas en Red, Parlamento Mujer, Red de Mujeres Políticas, Red de Mujeres Munícipes del Paraguay (RMMP), Coordinadora Interpartidaria de Mujeres del Paraguay (CIMPAR),), Mujeres Políticas por la Democracia y el Desarrollo,etc.
Son sufragadas desde la embajada norteamericana además de las redes de mujeres, Ideco (Roberto Ferreira), el Partido Demócrata Cristiano, Partido Encuentro Nacional, Patria Querida, el grupo de adherentes del Partido Unace que lidera Emma Rolón, la Red de Contralorías ciudadanas del Paraguay, la Contraloría Ciudadana de Ypané, Afosci, CIDSEP, CISNI, Fedem, Transparencia Paraguay, Semillas para la Democracia, radio Los Angeles, Radio Comunitaria de Villa Elisa, Fundación Tierra Nueva y GEAM, todos estos grupos aglutinados en el Grupo impulsor para la Regulación del Financiamiento Político en Paraguay.
La nómina sigue con Sakã (transparencia, en guaraní), integrada por cinco organizaciones no gubernamentales, Gestión Local, vinculada al Moviendo Tekojoja. Los "proyectistas" son Raúl Monte Domecq y Guillermina Kanonnikoff).
Otros grupos paraguayos financiados por extensiones de la CIA son Decidamos, Instituto de Geopolítica y Estudios Internacionales (IPEGEI), Radio CARITAS, Mujeres Por la Democracia, Centro Paraguayo de Estudios Sociológicos Fundación Paraguaya para la Cooperación y Desarrollo, Centro de Estudios Democráticos (CED), Centro de Información y Recursos para el Desarrollo, Instituto de derecho y Economía Ambiental, Centro de Estudios y Formación para el Ecodesarrollo, Asociación de Empresarios, Comité Paraguay-Kansas, Asociación Afro Paraguaya Kamba Cua, Centro Interdisciplinario de Derecho Social y Economía Política, Fundación Arlequín Teatro", Casa de la Juventud – Paraguay, cuna del Pmas de Camilo Soares, Cooperativa La Norteña y la Escuela Agrícola de Carumbey, Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales.
En el marco de la campaña pro-obispo, maletines de George W. Bush ingresaron en forma encubierta en Paraguay, yendo a parar a los bolsillos de los partidarios del obispo de los pobres y teólogo de la liberación, el marxista clérigo-presidente Fernando Lugo.
Por ejemplo, los 45,226.96 dólares que en nombre del Plan Umbral recibió recientemente la guevarista Casa de la Juventud (ONG que recauda para el PMas) de mano de organismos imperialistas bajo control de George W. Bush, supuestamente para enseñar a estudiantes secundarios algo fundamental: "identificar la corrupción" en Paraguay. Se suma el dinero a los 127.000 con que anteriormente les benefició la IAF. Se añaden en el mismo contexto las fuertes sumas que recibe Gestión Local, ONG cuyos responsables son a la vez financistas de Tekojoja, o los 132.700 dólares que en el 2006 recibió la Fundación Arlequín Tetro (refugio de organizadores de manifestaciones contra la actual administración municipal) para objetivos tan relacionados con el arte escénico como "ayudar a adolescentes de centros educativos a identificar, estudiar, discutir y atender las prioridades de la comunidad". Debemos agregar los 116.300 dólares de George W. Bush recibidos en el 2006 por el CIDSEP, los 95.000 dólares recibidos por la Fundación paraguaya para la Cooperación y Desarrollo del ex intendente Martín Burt, los 94.000 depositados a nombre de la ADEC, los 27.500 donados a la CPES de Domingo Rivarola, los 164.404 aportados a la CED, o las importantes donaciones que reciben el CIRD de Agustín Carrizosa para "apoyar a las organizaciones de la sociedad civil", la IDEA de Patricia Abed, o los sensibles ecologistas de Alter Vida como Jorge Lara Castro.
Como puede advertirse, la lista es bastante extensa y garantiza un amplio control sobre la "sociedad civil" paraguaya. No es la victoria electoral del Obispo Fernando Lugo la primera operación exitosa de la NED, USAID y la CIA en Paraguay, que ya actuó en Paraguay con eficacia varias veces. Por ejemplo, cuando en 1989 se derrumbaba la Unión Soviética, y con ella la propaganda con que el dictador Alfredo Stroessner justificaba sus abusos, se aseguró de promover un cambio a la medida de los intereses imperialistas, limpiando expedientes y ubicando en la presidencia a un célebre narcotraficante, el general Andrés Rodríguez.

(4)El grupo es conocido poseedor de centros de culto en más de 130 países de todo el mundo y más de cien poderosas empresas lo financian: hoteles, agencias de viajes, empresas pesqueras, fábricas de alimentos, industrias de armas, granjas, centros vacacionales, restaurantes, y vinculado a imprentas y editoriales como la que imprime el diario ABC color.

Denominada oficialmente ALADO, la secta Moon se conoce por sus influencias en las altas esferas del poder mundial. Autodefinida como cristiana pero rechazada por las demás iglesias de la misma religión, desembarcó hace unos años por segunda vez en Paraguay, y con proyectos megalomaníacos que generaron una gran polémica en la prensa, el mundillo político y la opinión pública. Uno de los motivos de las discusiones fue el hecho de que los empresarios de la secta compraron extensiones tan grandes de territorio paraguayo que habían quedado literalmente en posesión de varias ciudades del país establecidas en sus dominios.

La reputación de la secta seudo-religiosa que predica la paz, pero se enriquece con la guerra, generó honda preocupación en amplios sectores de la sociedad paraguaya, que había escuchado hablar de sus andanzas e influencias, así como de sus vinculaciones con los más siniestros herederos del dictador Alfredo Stroessner, que gobernó al país entre 1954 y 1989. Moon, que en 1982 y 1985 estuvo en la cárcel en Estados Unidos por evadir impuestos, había traficado con jerarcas del régimen militar paraguayo las armas que fabricaban sus cuatro empresas dedicadas al rubro: fusiles M-16, metralletas M-60, lanzacohetes M-79 con licencia norteamericana y ametralladoras antiaéreas Vulcano. Otras de sus empresas más inocentes se dedican a industrializar el té de gingseng, reportándole ganancias anuales por más de diez millones de dólares; Illwha Pharmaceutical Co., Ilshin Handicraft y la Tanganita MinusIndustrial. En Japón Moon posee más de 60 compañías, diarios y hasta una empresa cinematográfica. Se conoce que entre 1975 y 1984, fluyeron de Tokio a Nueva York ganancias por 800 millones de dólares que fueron a engrosar las cuentas de Moon, quien convirtió a su movimiento en una gran máquina mundial de hacer dinero.

Un influyente allegado de Moon y líder de su brazo derecho CAUSA, Bo Hi Park, mantuvo estrechos vínculos de negocios con Stroessner e incluso lo visitó en Asunción en marzo de 1981. Luego de departir con el dictador, este ex coronel coreano afirmó a la prensa que Stroessner era un hombre elegido por Dios para dirigir a su país. Palabras parecidas hoy dedican al obispo Fernando Lugo algunos de los peores especimenes de la fauna política paraguaya.

Bo Hi Park había creado la K-CIA (Korean Central Intelligence Agency) de la que fue director y desde donde promovió la práctica de la tortura en su país. También fundó la radio Asia Libre, que irradiaba furibundos programas anticomunistas. Luego fue nombrado agregado militar en Washington y más tarde diplomático.

En la década del 70 desembarcó en Argentina, donde el inicio de sus actividades coincidió de pura casualidad con el golpe militar del 24 de marzo de 1976 que entronizó a Videla y su junta. A partir de 1979 las actividades de la secta se hicieron públicas y contaron con el respaldo del general Ramón Díaz Bessone, secretario de Planeamiento de Videla.

Otro jerarca católico que al igual que Fernando Lugo supo despertar simpatías de acólitos del mesías coreano fue el arzobispo de La Plata Monseñor Antonio Plaza, quien recibió de Moon 120 mil dólares para crear la carrera de periodismo en la Universidad Católicade La Plata. Todauna muestra de la atmósfera ecuménica que Videla y los suyos supieron crear defendiendo la civilización occidental y cristiana.

El 15 de noviembre de 1985, esa misma universidad otorgó a Moon y a Park el título de doctor honoris causa. La secta estableció paralelamente vínculos con los diarios La Prensay Ámbito Financiero. El apoderado legal de Moon en Argentina era el abogado Juan Carlos Almonacid, quien fuera defensor del ex cabo de la Policía Federal y ex ministro de Bienestar Social, el "brujo" José López Rega, conocido como, uno de los creadores de la terrorífica Alianza AnticomunistaArgentina (Triple A). Hace poco la secta Moon volvió a ser noticia en el ámbito periodístico argentino cuando su redacción local fue vaciada manu militari tras su cierre de actividades, en un operativo en donde desaparecieron hasta objetos personales de los periodistas.

Los vínculos sudamericanos del grupo, siempre en busca de buenas compañías, también incluyeron al dictador chileno Augusto Pinochet. En Chile, la secta Moon se instaló en 1975, y en 1997 abrió la corresponsalía de Tiempos del Mundo en Santiago de Chile. A fines de la década de 1990, sin la protección del dictador, la secta Moon fue sometida a sus primeras investigaciones por la democracia chilena.

En tiempos del Plan Cóndor, el inefable Bo Hi Park recaló en Honduras, donde firmó con la Universidad hondureña un programa de adoctrinamiento de 500 estudiantes, para enseñarles "a defender los valores de la democracia occidental y luchar contra el comunismo", y por supuesto, repartir dinero a manos llenas. Se sabe que donó 50 mil dólares a una organización dirigida por el general Gustavo Álvarez Martínez, fundador de los escuadrones de la muerte hondureños. Alvarez Martínez, coincidentemente, era graduado del Colegio Militar argentino en la década de 1960, calidad en que volvió a su país adoptivo a mediados de 1980 para colaborar con la noble causa del Proceso de Reorganización Nacional que le confió la Fuerza de Seguridad Pública (FUSEP) y la Dirección Nacionalde Investigaciones (DNI), organismos que ejercieron una sistemática represión contra estudiantes universitarios, sindicalistas y campesinos. Por la misma época el militar hondureño visitó con asiduidad el Paraguay donde mantenía vínculos con el empresario financiero Federico Regúnega y por su intermedio, con el temible ministro del Interior de Stroessner, Sabino Augusto Montanaro.

Las influencias de la secta del coreano Sun Myung Moon, que cambia de nombre pero no pierde las mañas, hoy se extienden de Paraguay a Bolivia, donde apoyó al candidato militar Manfred Villa Reyes, fundador de la populista Nueva Fuerza Republicana (NFR), en las elecciones presidenciales de 2002. El militar fue alcalde de esa ciudad y edecán en los años ochenta de Luis García Meza y socio de Luis Arce Gómez, el otro narcodictador boliviano con quien la secta hizo lucrativas transacciones.

En Paraguay la editorial de Zucolillo fue encargada hasta no hace mucho de la impresión paraguaya de Tiempos del Mundo, extraño periódico que llegó a distribuírse en 17 países de América Latina y en tres ciudades de Estados Unidos, donde también se edita bajo la batuta del mismo grupo The Washington Times. Y en todos esos lugares, coincidentemente, amalgama a editores y periodistas que provienen de diversas -e incluso antagónicas- filiaciones políticas e ideológicas.

No hay comentarios: